Los primeros amiguitos de tu bebé

primeros amigos bebé

¿Cuándo empieza un bebé a socializar con otros niños? ¿Debo llevar a la guardería a mi hijo para favorecer su socialización? Conocemos las respuestas a estas preguntas y algunos consejos para ayudar a tu hijo a tener sus primeros amigos.

Cuando el bebé tiene su primer año de edad es en el momento en el que empieza a relacionarse con su entorno y las personas que lo rodean de una forma más activa, especialmente a través del juego. Es ahora cuando les encantará tirar objetos para que los recojan otros u ofrecer también cosas a las manos de otras personas.

Entre los doce y dieciocho meses será cuando sea ya capaz de abrazar a las personas y de aceptar o rechazar al resto de individuos. A esta edad no participa todavía mucho en juegos con otros niños. A los diecinueve meses iniciará su independencia física y sensorial y querrá explorar por completo su entorno.  

Ya muy cerquita de su segundo cumpleaños el bebé empezará a sentir atracción por la relación con otros niños, imitando sus juegos y acercándose poco a poco para interactuar. Será entre el segundo y el tercer año cuando él mismo busque a otros niños para el juego, el desarrollo del lenguaje les facilita la comunicación entre iguales y ya intercambiarán ideas y disfrutará con otros niños de juegos cooperativos como el “pilla pilla”.

La sociedad actual elige muchas veces llevar a su hijo tempranamente a la guardería como una forma de socialización y educación extra para el niño. Es un hecho que llevando a nuestro bebé a la guardería, en principio, la socialización del pequeño y su interacción con otros niños está garantizada y, de esta forma, también puede ayudar a la detección precoz de pequeños problemas sensoriales por la comparación con otros niños, que en casa posiblemente pasarían desapercibidos.

Aún teniendo estas ventajas, la mayoría de los pediatras recomiendan retrasar el inicio de entrada en las guarderías hasta después del año de vida, para que el sistema inmune del bebé pueda madurar un poco más y el niño esté más protegido frente a las enfermedades e infecciones habituales de las guarderías y jardines de infancia.

Por otra lado, los psicopedagogos consideran que la socialización en la guardería no se inicia en los bebés hasta los doce o quince meses, cuando el niño ya camina y puede interactuar algo más con otros niños. En este sentido, el niño notará las ventajas sociales de estar en la guardería a partir de los dieciocho meses en adelante, cuando ya empieza a hablar y comunicarse.

Hay casos excepcionales que debes tener en cuenta a la hora de llevar a tu hijo a la guardería, por ejemplo: en caso de bebés prematuros no se recomienda su entrada hasta mínimo el año de vida y si tiene otros problemas de salud pulmonares incluso hasta los dos o tres años.  En caso de que tu bebé suela tener una salud más débil, lo mejor es que preguntes a tu pediatra cuando puede ir a la guardería. Su salud es lo primero.

Además de la guardería, otras formas de socialización son llevar a los pequeños a jugar a los parques, ludotecas y bibliotecas. Jugar con primos y hermanos, aunque sean más mayores, también fomentará los vínculos emocionales de ambos y el afecto mutuo, siempre bajo supervisión de un adulto. También puedes buscar actividades, talleres y centros especialmente pensados para papas y bebés, para que puedan jugar con otros niños de su edad. ¡Ayudarán a fomentar sus relaciones, y las vuestras!

 

Fuente: Guía práctica para padres desde el nacimiento hasta los 3 años; Asociación Española de Pediatría. https://enfamilia.aeped.es/sites/enfamilia.aeped.es/files/guia_practica_padres_aep_1.pdf

Amigos, Jugar



¡Síguenos!